Pan para niños

¿Tenéis pan para niños? Es una pregunta que frecuentemente nos hacen los nuevos clientes. 

¡Claro! Todos nuestros panes son ideales para los niños. Sin azúcar, bajos en sal, con corteza dura, una miga uniforme, muy nutritivos, saciantes, con mucha fibra, bajo índice glucémico, mucha proteína vegetal, sin aditivos ni químicos, de fácil digestión… ¿Cuál quieres?

Miran otra vez nuestra oferta de pan y dicen: 

¿Panecillos.. blanditos.. blancos? 

Uy, no, de eso no hacemos. 

¿Cuál consideráis que es el mejor pan para vuestros hijos? Algunos padres nos dicen:

Es que mi hijo lo integral…como que no. 

Un pan tan denso no se lo va a querer comer.

No sé si le va a gustar el aspecto.

-Es que yo lo quería para bocadillo.

Pan para niños
Pan para niños

Muchas familias compran nuestros panes en exclusiva, empezando por nosotras mismas. ¿Y acaso creéis que no comen pan nuestros hijos? ¡Por supuesto! Muchísimo. Les encanta. El de semillas, el de centeno, el blanco 03,… Además en la escuela nos dicen que pongamos bocadillos y ellos ven lo que comen otros niños. 

Solo creemos que hay una diferencia. Ellos han visto ese pan como el habitual en casa. Lo han probado desde que pueden morder e incluso antes. Lo han chupado, lo han saboreado. Y les encanta. Saben que nosotros valoramos mucho ese producto y ellos han aprendido a valorarlo también. Ellos son espejos nuestros. Nos imitan en todo. Por eso cuando salimos de casa y ven otros panes, les sorprenden. “Mamá, he comido pan comprado”, dice la pequeña de nuestra casa muchas veces. 

Opciones de pan para niños

Hoy en el cole tocaba bocadillo y ella ha llevado un par de rebanadas de pan integral de Aragón 03 y un tupper pequeñito con jamón cortado. Otro día tocaba lácteo y llevó yogur del que hacemos en casa con miel que extrae su padre y una rebanada de pan integral de semillas: “¡Mamá, estaba riquísimo!”, dijo nada más verme. Una tarde llevé al parque varias rebanadas de pan y una loncha de jamón y ella hizo un bocadillo de pan como el de la foto. Otros días, hacemos tostadas de pan con aceite y miel, o lo come a trocitos con un chocolate a la taza que hacemos con harina de Aragón 03, bebida de avena, cacao y azúcar. Le encanta comer pan. 

Estamos a tiempo

Los niños nos imitan, como decíamos antes. Les transmitimos nuestros valores, nuestros gustos, nuestros miedos, nuestras virtudes. Por eso EcoMonegros organiza talleres para padres e hijos, visitas guiadas al obrador y charlas en colegios. Cuando vienen, les invitamos a comer trigo. Después prueban la harina. Y por último les ofrecemos pan integral que lleve 3 o más días elaborado. Alucinan con esto último. ¿Y sabéis qué? De los miles de niños que han comido este pan, tan solo alguno nos ha dicho que no le gustaba. Eso indica que a la mayoría, que lo han tomado sin prejuicios, les ha encantado. Y por tanto, es probable que si los adultos comenzamos a comer de forma saludable, y lo ponemos en valor, nuestros hijos nos copien. ¿Creéis que merece la pena intentarlo?